El Colectivo Tequio La Buena Impresión A. C. comienzó en 2011 cuando un grupo de artistas mexicanos identificó Camboya como una zona fértil para la producción gráfica, dado que no existía en toda la región una sola sola prensa de grabado, por lo que decidieron proponer la fundación de un taller de grabado en la Facultad de Artes Visuales de la Universidad Real de Bellas Artes en Phonm Penh. El objetivo era restablecer los niveles académicos perdidos tras las guerras civiles y el genocidio que asolaron al país entre los años setenta y noventa del siglo pasado. 

 

La recepción de dicha iniciativa fue tal que tanto maestros como alumnos se unieron para abrir ese mismo año el Taller Char-RUFA y el Departamento de Artes Gráficas en la Facultad de Bellas Artes a cargo del maestro Chan Vitharin, convirtiéndose en el primer taller de grabado en metal en la historia de Camboya. Desde su inauguración, doce artistas voluntarios, mexicanos y extranjeros, ofrecieron cursos intensivos para aportar en la formación de más de setenta alumnos y maestros como impresores.

Los resultados fueron favorables por lo que se pensó en explorar otros territorios y aplicar la misma iniciativa en beneficio de los jóvenes en México de tal forma que pudiera haber colaboración y aportaciones entre ambos países. Fue así que, el Taller La Buena Impresión nació en 2019 en la ciudad de Oaxaca, gracias a la donación de Julie Gerbaud y Patrick Devreux, ex profesor de la escuela Nacional de Bellas Artes en París, quienes seleccionaron al proyecto como candidatos a recibir su maravillosa prensa eléctrica de litografía Voirin construida en 1909. La prensa fue transportada desde St. Christol-de-Rodières, Francia a Oaxaca con la condición de que continúe activa cien años más ofreciendo oportunidades en proyectos tanto educativos como de edición profesional. Asimismo, las becas Bi de BBVA y el programa de Proyectos y Coinversiones del FONCA contribuyeron en los inicios del Taller.